Bombeo Solar

El rendimiento de una instalación fotovoltaica de bombeo solar puede ser magnificado con el empleo de convertidores de frecuencia, que permiten aprovechar al máximo las horas que la bomba de agua está trabajando, variando así su frecuencia de salida en función de la radiación solar incidente en cada momento.

Los paneles solares se conectan directamente al bus de corriente continua del variador. Las prestaciones de salida al motor no se ven alteradas, de manera que ambos pueden operar sin restricciones. 

Este sistema fotovoltaico de bombeo solar presenta las siguientes ventajas:

  • no se requiere inversión en acumuladores solares, puesto que se puede almacenar agua en lugar de energía;
  • se ahorra energía y, por consiguiente, se reduce la factura eléctrica y se recupera la inversión;
  • el retorno de inversión no depende de primas, ni es necesario formalizar un contrato de compra-venta de energía con la compañía eléctrica;
  • la bomba de agua se alimenta de energía solar y, por tanto, se reducen las emisiones de CO2.

Los paneles fotovoltaicos resultan útiles como ayuda en aquellos sistemas de bombeo solar que: 

  • estén alimentados mediante una fuente energética de gasoil;
  • trabajen frente a un depósito o balsa de acumulación;
  • puedan ser programados a conveniencia, como por ejemplo depuradoras o plantas de tratamiento de agua.